El valle de Viñales, la Cuba más rural

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 4,43 de 5)

Cargando…

 

Visitar el valle de Viñales tierra de guajiros, nos hacía muchísima ilusión, con sus paseos por las plantaciones de tabaco y su atardecer ¡por fin estábamos allí! ¡y por fin estoy aquí contándotelo!

La región de Pinar del Río y el valle de Viñales es una zona rural, rodeada de naturaleza, con paisajes verdes y preciosos mogotes de piedra caliza al fondo. La gran mayoría de sus habitantes, los guajiros, dedican su tiempo a la agricultura del tabaco de ahí la fama mundial de la región. Aquí se organizan a diario excursiones a las plantaciones para los visitantes, tanto a pie como a caballo, cosa imprescindible qué hacer en el valle de Viñales.

el valle de viñalesel valle de viñales

CÓMO LLEGAR AL VALLE DE VIÑALES

Llegar hasta Viñales desde La Habana en coche es relativamente sencillo, la ruta te ocupará unas dos horas y media. La mayor parte del trayecto discurre por “autovía”, aunque la mala señalización y llegar de noche como en nuestro caso, hace que se vuelva más complicado.

Suerte que nosotros en el cruce de la autovía con la carretera de Pinar del Río encontramos a Candito, un jóven cubano qué nos paró haciendo “botella” y al qué subimos encantados. Candito fue nuestro google maps particular y además charlar con él fue muy divertido. En Cuba la forma más habitual de trasladarse es la “botella” o autostop y en una zona rural como el valle de Viñales aún más. La carretera aquí estaba llena de gente a ambos lados, como si se tratara de una parada de autobús continua.

el valle de viñales

Yo te recomiendo que si alquilas un coche en Cuba no dudes en recoger a personas cuando tengas la oportunidad, les harás un favor enorme y vivirás una experiencia seguro inolvidable. Gracias Candito.

Si no tienes coche puedes llegar hasta Viñales en el autobús Viazul, que sale diariamente desde La Habana por 12 CUC. Te dejará en la calle Salvador Cisneros enfrente de la plaza mayor y desde allí podrás desplazarte andando donde quieras.

el valle de viñales

Eso si como todo en Cuba, te requerirá una buena dosis de paciencia, sino mírame a mi haciendo cola un día más.

DÓNDE DORMIR EN EL VALLE DE VIÑALES

Candito no paraba de hablar y muy pero que muy agradecido, nos llevó hasta la casa particular de Jose y Juliana, una pareja encantadora de cocineros que nos acogieron en su casa por 20 CUC habitación y noche.

Jose – Teléfono móvil +53 5461 0941 – Email joseangel.noda@nauta.cu

¡Qué alivio! ¡y qué barato dormir! ya era tarde y no teniamos reserva en ningún alojamiento pero gracias a Candito todo salió perfecto…

Estas experiencias son las que marcan un viaje y sin duda el conocer a Candito haciendo “botella” fue estupendo.

el valle de viñales

RUTA A CABALLO POR EL VALLE DE VIÑALES

Ya en el pueblo, debiamos pensar qué hacer en el valle de Viñales y la actividad estrella y qué más ilusión nos hacía a todos era una ruta a caballo por las plantaciones de tabaco del valle. Mi hermana veterinaria y amante de los caballos, no podía marcharse sin montar, pero yo tampoco.

Jose y Juliana se encargaron de organizarnos la excursión para la mañana siguiente, por 4 CUC la hora. Para encontrar una buena ruta a caballo por el valle de Viñales y realizar un turismo responsable con los animales, te invito a conversar con tus anfitriones, seguro que te ofrecerán la mejor opción. También puedes consultar la web de fundación FAADA.

el valle de viñales

En nuestro caso, a las 8 de la mañana apareció un jinete cubano galopando con seis caballos en grupo, para hacer las presentaciones y emprender la ruta.

Yo hacía muchos años que no montaba, pero por suerte todos lo caballos eran super dóciles, un amor de animales, totalmente acostumbrados a estar con personas. La ruta discurría todo el tiempo por un sendero a través de las plantaciones y los secaderos de tabaco con esas pedazo rocas calizas detrás.

La calma con que caminaban los caballos permitía disfrutar a tope del paisaje y no perder ningún detalle: cerditos comiento en la orilla del camino, gallinas picoteando, más viajeros a caballo, cubanos sentados en sus porches… un entorno super rural que permitía desconectar de todo.

el valle de viñales

Después del agradable paseo a caballo, tocaba conocer de cerca una plantación de tabaco. El dueño de la finca y su hijo, nos explicaron el proceso completo de elaboración del tabaco: desde su plantación, recolección, hasta la fabricación manual del auténtico puro cubano, motivo por el que es famoso mundialmente el valle de Viñales.

La fabricación y venta del puro, Montecristo en el caso de esta finca, era la forma de vida de estos agricultores cubanos. Padre e hijo tenían mucho interés en que conociéramos bien el proceso y así poder vendernos alguno.

La gran mayoría de la cosecha es propiedad del gobierno cubano, por lo que el sobrante es lo único que pueden vender a turistas y así subsistir de una forma digna.

el valle de viñales el valle de viñales

El shérif de la finca, con su cartelito del Che Guevara detrás, nos enseñó a liar un Montecristo con nuestras propias manos, una chulada verlo en plena campiña cubana.

Ya solo quedaba fumar, así que empezamos a dar caladas, una tras otra, del auténtico puro cubano. Mojábamos la boquilla del puro en miel, eso conseguía que el sabor del tabaco fuera mucho más fino y agradable, costumbre del lugar.

Al final, después del buen trato y la genial experiencia le compramos unos puritos: cinco por 20 CUC.

 

¡Buahhhh menuda fumada! ¡y qué mareo! cualquiera subía después de todo al caballo jajajaj…

Reanudamos la marcha con posterior parada en una granja cubana, donde elaboraban el “guarapiron”, bebida local hecha con jugo de caña, zumo de limón, zumo de naranja, zumo de piña y ron por supuesto.

el valle de viñales el valle de viñales

Allí, de igual manera que en la plantación de tabaco, nuestro anfitrión nos dió a conocer muchos de los árboles y plantas del lugar y también nos explicó el proceso para elaborar el “guarapiron”.

el valle de viñales

Durante la degustación y la visita a la granja, todos jugueteamos con los animales de la finca, aunque especialmente mi hermana y yo disfrutamos como niños haciendo fotos y viendo los cerditos revolcarse por el barro.

EXCURSIÓN DESDE VALLE DE VIÑALES A CAYO JUTÍAS

Desde el valle de Viñales puedes visitar varios cayos, aunque los más conocidos son Cayo Jutías y Cayo Levisa.

Nosotros decidimos visitar la playa de Cayo Jutías, no necesitábamos tomar barco (para llegar a Cayo Levisa si) y en un fácil paseo en coche llegaríamos al cayo ¡o eso pensábamos! ¡porque vaya tela con el paseo!

 

Las carreteras de Cuba en general están en mal estado, pero lo del trayecto para llegar a Cayo Jutías no tiene nombre. La ruta discurre a lo largo de 65 km dirección noroeste con un asfalto deplorable, pero los últimos 10 km aproximadamente son insufribles ¡jajajajaj! ¡no te asustes pero así es!

La calzada esta llenísima de agujeros y no es posible esquivarlos todos, así que la mayor parte del camino querrás circular por la zona de tierra transitable del arcén. Tranquilo con mucha paciencia y a 20 km/h llegarás a tu destino.

Finalmente a la playa de Cayo Jutías (islote cubierto de manglares) accederás pasando por un terraplén junto al mar (una pasarela). Cuando llegues aquí no te des por vencido, apenas quedan 4 km así que continua hasta el final, ¡te prometo que el sufrimiento vale la pena!

Después de pensar que no llegábamos y querer dar la vuelta varias veces ¡por fin estábamos en la playa! ¡y qué playa! 3km de arena llena de manglares y acariciada por las aguas cristalinas del Caribe, un espectáculo para los ojos. Se bautizó como Jutías por los pequeños roedores que habitan en sus árboles.

Ya en la arena, estuvimos un buen rato entretenidos con este cangrejo cubano y con unas cervecitas del Restaurante Cayo Jutías, el único del lugar junto a un pequeño chiringuito.

Aunque yo te recomiendo visitar Cayo Jutías por libre, si no te atreves a venir en coche, las excursiones desde Viñales cuestan 20 CUC (transporte y tentempié) y te permiten pasar 6h en la playa.

Lo pasé genial pero me quedé con las ganas de encontrar algún simpático pescador y poder darnos un festín de langosta en plena playa… Esta ilusión tendrá que esperar.

 

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESE

Ihasia Diving Koh Tao
views 1460
  Después de quince días por Tailandia, al fin llegué a Koh Tao. Me decidí por esta isla porque quería hacer el curso de buceo en Ihasia Divin...
La fotogénica Trinidad
views 1027
  Después de pasar tres noches en La Habana, iniciamos un road-trip por la isla de Cuba. Nuestra primera parada y punto más alejado respecto a...
Alquilar moto en Tailandia
views 4721
  Empezaré diciendo que, si no tienes costumbre de conducir moto, ¡no la alquiles en Tailandia por favor! ¡es una locura total! y eso puede ...

No Comments

    Anímate y deja un comentario...

    error: Content is protected !!