Gran Palacio y Wat Pho, visitas obligadas en Bangkok

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

 

Después de un primer día de ruta por Tailandia muy intenso, el miércoles 2 de marzo de 2016 me desperté a las cinco de la mañana para empezar mi visita de un día en Bangkok, ¿¡por qué a las cinco?! ¡¿jet lag?! ¡ni que me tocara turno en el trabajo! ¡pues no! mi hotel estaba pegado a un templo budista, así que podía escuchar perfectamente desde mi cama sus mantras de meditación.

A las seis más o menos ya era pleno día, así que eufórico desayuné de forma contundente y me puse en marcha, ahora ya solo, puesto que Fernando y Eva continuaron su camino, un placer haber compartido el primer día con ellos.

QUÉ HACER EN UN DÍA EN BANGKOK

Visita al Wat Phra Kaew y Gran Palacio.

Salí a la calle Soi Rambuttri y aquello ya era un hervidero: gente por todos lados, motos, puestos de comida, sillones de masajes, tuk-tuks, ¡buah qué calor!, abrí mi mapa de la ciudad y fui caminando hacia el Wat Phra Kaew y Gran Palacio, también conocido como el templo del buda esmeralda, mi primera gran visita.

El templo estaba también en el barrio de Ko Ratanakosin cerca de mi alojamiento, a unos veinte minutos andando. Mientras flipaba con la locura de la ciudad y el caos ordenado que digo yo, llegué a la Avenida Racha Damoen Nai Rd con una zona amplísima de césped, desde donde ya podía observar el conjunto del Gran Palacio, paradita obligada para selfies.

Desde allí continué caminando hasta acercarme al perímetro que rodeaba los templos, custodiado por una estatua preciosa de tres elefantes que hacía función de separación de calzadas, por donde podías cruzar para llegar a la acera correspondiente.

un día en Bangkokun día en Bangkok

Una vez conseguí llegar al acceso principal, fui a pedir prestados por una fianza de 1000 bht / unos 25 eur, pantalones largos para poder entrar (está prohibido acceder en pantalón corto o camiseta de tirantes) y luego hice cola en las taquillas para comprar el ticket por 500 bht / unos 12 euros, la entrada más cara que pagaría durante todo mi viaje.

Debían ser las 9.30 de la mañana, cuando abrieron las puertas, buen momento para llegar pensaba yo pero ya estaba repleto de turistas, así que recomiendo incluso acudir antes para evitar colas y aglomeraciones. Mientras compraba la entrada, pude observar el cambio de guardia a lo Buckingham Palace London, todos los soldados con fusil en mano e uniforme blanco pasaban por mi lado.

Al fin, con mi ticket en la mano, fui hacia dentro pasando el control de seguridad y si en el exterior pensaba que había gente, dentro se multiplicaba… manadas de turistas chinos por todos lados, mezclados con gente de todo el mundo.

Era un lugar precioso pero se veía mermado por la cantidad de personas en su interior, aunque esto no impidió que me quedara abobado nada más cruzar el arco de acceso. Dos estatuas Thotkhirithon custodiaban la entrada colocadas allí estratégicamente en señal de protección, una colección de murales explicativos de la historia del país rodeaba gran parte del complejo y muchas edificaciones incluyendo el templo del buda esmeralda reinaban en la zona central, todo un espectáculo para la vista, no se parecía a nada que pudieras ver en Europa.

Es un lugar increíblemente grande y difícil de explicar, por lo que si te interesa la historia te recomiendo contratar un guía (“yo no lo hice” pero si volviera no dudaría).

un día en Bangkok un día en Bangkok un día en Bangkok un día en Bangkok

Después de un rato largo y tendido paseando, haciendo fotos y observando cada detalle, me senté en unos escalones a la sombra, quería descansar y pegar un trago de agua, el calor era sofocante, asfixiante por momentos. Inmediatamente, mientras pensaba en que debía haber contratado a un guía porque no entendía el significado de las cosas, ¡abra cadabra! entre miles y miles de chinos apareció Aitor para saludarme, el joven tatuador que conocí en el avión de ida, un crack que con veintiun años cogió la mochila solo y se fue a Tailandia, cosa que yo no me he atrevido a hacer hasta ahora.

Aitor me invitó a que me uniera a él y a un grupo de españoles, tres parejas de luna de miel con los que estaba haciendo un tour guiado por la ciudad, así que no lo dudé y me junté con ellos sin ningún inconveniente. Ya tenía el guía deseado, así que pude conocer de primera mano la historia de este palacio real, un lugar tan grande y complejo.

Dejo el enlace del Wat Phra Kaew y Gran Palacio en TripAdvisor para que compruebes tu mismo que se trata de un lugar ineludible si vienes a Bangkok, también más abajo te muestro un plano del lugar y unas cuantas imágenes para que te hagas una idea de lo enorme que es. Puedes pasar perfectamente todo el día recorriendo sus templos y observando sus estatuas.

un día en Bangkok un día en Bangkokun día en Bangkok

Carrera de Tuk – Tuk.

Terminada la mega visita al Gran Palacio, a la salida nos esperaba una hilera interminable de tuk-tuks para recorrer el barrio antes de ir a visitar el Wat Pho o templo del Buda reclinado.

Tuk-tuk, autorickshaw, auto, velotaxi, motocarro… estos son algunos de los nombres por los que se le conoce, en resumen es una bombona de gas con tres ruedas (por si no fuera suficiente peligrosa la velocidad que alcanzan por ciudad, hay que añadir el gas debajo de ti). Los hay de todos los colores, más cuidados o menos, tuneados y sin tunear, con equipo de música o con sonido ambiente del escape, con tubarro o sin tubarro… ¡perfectos para pasar un día en Bangkok! ¡una pasada! ¡una locura! un tuk-tuk además de un medio de transporte es una experiencia en si misma, ¿te apetece subir verdad?.

Nuestro conductor como todos los demás (a lo Fernando Alonso en sus mejores tiempos) iba adelantando por el medio de coches y autobuses, cambiando de carril continuamente, dándole caña al equipo, frenando de golpe, acelerando como loco…

Desconozco la velocidad que alcanzamos con ese “cacharro” pero la carrera de media hora fue divertidísima, la repetiría ya mismo, algo que no puedes dejar de probar. Como íbamos en grupo negociamos previamente un precio conjunto, aunque de esto se encargó nuestro guía así que no puedo dar detalles.

Visita al Wat Pho.

Atravesada la bandera de cuadros, nos encontrábamos en el acceso al Wat Pho o templo del Buda reclinado, que aunque menos visitado que el Gran Palacio, es otro de los puntos de interés de Bangkok. Además de templo espiritual se trata del centro nacional de enseñanza de medicina tradicional tailandesa que incluye una escuela de masaje que no tuvimos tiempo de probar (420 bht / unos 10 eur por una hora de masaje).

Cuando entramos en el interior del templo, la vista no me alcanzaba para ver bien una estatua tan colosal, 46 metros de largo y 15 metros de alto encajada en una sala comparativamente tan pequeña y llena de columnas, era la figura de Buda más grande de Tailandia, demasiado para mis ojos (por la puerta creo que no pudieron entrarla jajajaj…). Bromas aparte impresiona muchísimo, sobretodo cuando te acercas a ver la parte de la cabeza, por su envergadura y por su brillo amarillento al estar bañada en pan de oro. Lástima que los pies con incrustaciones de madreperla estuvieran siendo restaurados durante nuestra visita.

A diferencia de otros templos en los que el silencio es el predominante, aquí inmediatamente entramos escuché y percibí el que fue ruido característico durante toda la visita, el chasquido de las monedas al caer dentro de un recipiente. Debido a sus creencias, algo característico en Tailandia en la gran mayoría de templos, es hacer una ofrenda a Buda, la cual tiene una repercusión positiva para el que la realiza. En este caso, en la parte trasera de la estatua, había 108 vasijas de bronce colocadas una detrás de otra, donde había que depositar una moneda en cada una para atraer la buena suerte. Podías adquirir un recipiente con monedas para ofrecer, por 20 bht o 0.50 eur, cosa que hice muy alegremente.

Qué idea mejor para empezar mi aventura que traer la buena suerte hasta mí, así que me tiré unos diez minutos dejando caer una moneda tras otra en las vasijas. Mientras estaba en la fila justo antes de terminar pensaba… ¿y si me quedo sin monedas antes de llegar al final? ¡qué fastidio! espero que las cuenten bien antes de ofrecerlas… jajaja… ¡pero no! ¡había monedas de sobra! ¡la buena suerte estuvo de mi parte!.

un día en Bangkok un día en Bangkok

Después de hacer nuestra ofrenda, salimos y atravesamos dos galerías consecutivas de estatuas de buda, donde hay innumerables imágenes por todos los lados. Mires donde mires hay estatuas hasta aburrir, todas de la época de Sukhotai.

En este punto de la visita ya cercano al mediodía, todo el grupo estábamos cansados por el calor asfixiante y hambrientos a más no poder, así que solo teníamos ganas de sentarnos y comernos un buen pad thai. ¡Dicho y hecho! en poco tiempo fuimos caminando hasta Tha Tian Pier, un embarcadero cercano con vistas al Wat Arun o templo del amanecer, donde había un bar que hizo nuestras delicías.

Allí nos atendió su dueña y cocinera con muchísima amabilidad, no paraba de hablar con nosotros a pesar de no entenderla en absoluto. Pedí un pad thai con tofu y gambas, increíblemente bueno, aunque mejor no pongo fotos de la cocina… No soy delicado para comer y el plato estaba delicioso, pero como inconveniente para algunos diré que en el sudeste asiático no cuidan mucho la higiene.

El sitio era auténtico, tirado de precio como siempre y nos pusimos las botas comiendo. Aunque no tomé nota de su nombre es muy fácil de encontrar en el mismo acceso al embarcadero y lo recomiendo totalmente. Además la mujer era encantadora y para despedirnos nos hicimos un montón de fotos con ella, los tailandeses en general son personas que te abren su corazón y ella lo hizo arropándonos continuamente mientras estábamos allí.

un día en Bangkokun día en Bangkok

En conclusión ambas visitas, al Wat Phra Kaew y al Wat Pho son primera parada obligatoria para un día en Bangkok. Son visitas para realizar durante el mismo día puesto que se encuentran muy cerca. Si de camino se acerca algún ciudadano thai para decirte que los templos se encuentran cerrados, que hoy es día festivo y que ell te lleva en tuk-tuk, no hagas ni caso, es una estrategia para llevarte donde quiera y ganarse un dinero.

En el Gran Palacio los ejércitos de chinos asustan, así que te recomiendo acudir a primerísima hora para evitar un poco colas y aglomeraciones.

En el Wat Pho como toma de contacto con sus costumbres haz la ofrenda a Buda, seguro te traerá grandes sorpresas en tu aventura por el país y todas ellas buenísimas… ¡buena suerte!.

PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESE

7 maravillosas cosas que hacer en Hpa-An
views 765
La capital ribereña del estado Kayin no es demasiado atractiva, pero las cosas que hacer en Hpa-An son super lindas. Es sin duda la mejor base para...
Volver a ser niño en Monteverde
views 1496
  Monteverde, quinta parada en mi ruta por Costa Rica, allí pasé dos fabulosos días rodeado por los bosques nubosos que lo caracterizan. Se t...
Surf en Manuel Antonio
views 1144
  Costa Rica es el destino soñado por muchos surferos del mundo, así que no podía volver a casa sin probar unas clases de surf a ver que tal s...

No Comments

    Anímate y deja un comentario...

    error: Content is protected !!